Fuente de financiamiento para lucha contra el VIH/SIDA

El SIDA destruye rápidamente lo logrado en materia de desarrollo tras decenios de grandes esfuerzos, por lo que la prevención, la atención y el tratamiento deben ocupar un lugar prioritario en los programas de desarrollo.

Las cifras más recientes demuestran que el número de personas afectadas por el virus (33,2 millones en 2007) continúa aumentando en todas las regiones y la vasta mayoría vive en países en desarrollo. ONUSIDA calcula que cada día más de 6.800 personas se infectan con el virus y unas 5.700 mueren a causa del SIDA al no tener acceso a un tratamiento que podría salvar su vida. Cerca de 40% de todos los nuevos casos de infección en adultos corresponde a jóvenes de entre 15 y 24 años de edad. En algunas regiones, las personas recientemente infectadas y las que viven con el VIH son, en su mayoría, mujeres. La feminización mundial del VIH subraya la importancia de mejorar el acceso a servicios de salud reproductiva.

Claramente, el SIDA sigue siendo un gran desafío para el desarrollo. No obstante, las tendencias más recientes dan atisbos de esperanza: el número global de nuevos casos de VIH y de muertes a causa del SIDA disminuyó sostenidamente durante varios años. La tasa de prevalencia mundial de VIH (el porcentaje de personas infectadas con VIH) se mantiene estable y el mayor acceso a tratamiento mejoró la supervivencia de quienes viven con el virus. Las tasas de prevalencia nacionales cayeron en Camboya, Côte d’Ivoire, Kenya, Myanmar, Tailandia y Zimbabwe y cada vez más países muestran una disminución de las tasas en algunas de sus zonas.

La región de África al sur del Sahara es aún la más gravemente afectada por la epidemia y en ella ocurre el 68% de todos los nuevos casos. Además, las tasas de VIH son excepcionalmente altas en los países del sur del continente africano, donde el SIDA es la principal causa de muerte. La enfermedad sigue dos patrones distintivos: el de epidemia generalizada y sostenida que afecta a la población general de muchos países de África al sur del Sahara, en particular en la zona más austral del continente; y el de la epidemia que afecta al resto del mundo y que se concentra principalmente en la población de alto riesgo, como hombres que tienen sexo con hombres, usuarios de drogas inyectables y trabajadores del comercio sexual y sus parejas sexuales.

El acceso al tratamiento antirretroviral aumentó considerablemente y ahora llega a casi tres millones de personas, es decir, 30% de quienes lo necesitan. Esto constituye un aumento de 50% en el último año y de más de 10 veces en seis años. De todas maneras, la cobertura varía enormemente de país en país, fluctuando de menos de 5% a más de 90%. Es urgente que se amplíe rápidamente la escala y el alcance de los programas de prevención del VIH, a fin de lograr el acceso universal a la prevención, el tratamiento y la atención, objetivo que concita un amplio respaldo.

Asistencia del Banco

El Banco Mundial es una de las tres principales fuentes de financiamiento de los programas de lucha contra el VIH/SIDA. En los últimos seis años (ejercicios de 2003 a 2008), comprometió recursos por más de US$2.000 millones en la forma de donaciones, préstamos y créditos a programas regionales y nacionales. En los países más pobres y más endeudados, la Asociación Internacional de Fomento (AIF) – entidad del Banco que ofrece préstamos en condiciones concesionarias y sin intereses- puede financiar las estrategias para combatir el VIH/SIDA hasta en un 100% por medio de donaciones. Además de sus extensos programas multinacionales de lucha contra el SIDA en África, el Caribe y Asia central, el Banco Mundial cuenta con proyectos especiales para combatir el SIDA en todas las regiones; muchos de ellos en el sector salud dan prioridad o incluyen la lucha contra el VIH y el SIDA, y varios en educación, transporte, infraestructura, desarrollo urbano y suministro de agua y saneamiento incluyen fondos para el VIH.

El Banco apoya las iniciativas emprendidas en el ámbito regional, nacional y mundial para prevenir nuevos casos de infección del virus, ofrecer atención y tratamiento a las personas infectadas y afectadas por el VIH y ayudar a mitigar los efectos negativos de esta enfermedad en las familias, comunidades y naciones. La institución trabaja junto con sus asociados y los principales interesados en lograr el acceso universal a servicios integrales de prevención, tratamiento y cuidado, particularmente en lo referente a la ampliación del acceso a la terapia antirretroviral (ART, por sus siglas en inglés), fármacos que ayudan a las personas seropositivas a sobrevivir, llevar una vida sana y productiva y criar a sus hijos.

Además, el Banco Mundial -en estrecha colaboración con sus asociados- ofrece análisis estratégico, servicios para fortalecer las estrategias nacionales para enfrentar el VIH/SIDA, apoyo práctico para crear sistemas operacionales de administración y supervisión de las respuestas nacionales, asesoría sobre políticas públicas y otro tipo de conocimientos técnicos a nivel de países.

Junto al Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria (GFATM, por sus siglas en inglés) y el Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del SIDA (PEPFAR, por sus siglas en inglés), el Banco está mejorando la coordinación y la armonización del apoyo a través de misiones conjuntas, planificación de intervenciones y evaluaciones de programas. Para ello, se ha acordado que los países usen los mismos procesos y mecanismos independientemente de la fuente de financiamiento y, en algunos casos, se ha contemplado incluso la aglutinación de los fondos.

América Latina y el Caribe

El Banco apoya respuestas nacionales y regionales a una epidemia de características muy variadas en América Latina y el Caribe. El total de los fondos destinados al VIH, de US$425 millones en Brasil y US$235 millones en Argentina, ayudó a financiar programas nacionales. Los proyectos del sector de la salud en México (US$350 millones), Venezuela (US$30 millones), Honduras (US$27 millones) y El Salvador (US$142,6 millones) también apoyan en parte las intervenciones relacionadas con la epidemia.

Se ejecutaron además proyectos de VIH/SIDA en América Central y 12 proyectos que brindan apoyo a nueve países del Caribe y a la Alianza pancaribeña regional de lucha contra el VIH/SIDA a través de la Comunidad del Caribe (CARICOM).Se aprobó un proyecto de US$35 millones para Barbados en agosto de 2008. La actual cartera de proyectos activos contiene 10 proyectos por un total de US$115,5 millones.

El trabajo analítico ayudó a México, Panamá, Honduras y Argentina a: evaluar las estrategias de prevención más eficaces en función de los costos; definir las comunicaciones para el cambio de comportamiento en la región; analizar las alternativas para aumentar la respuesta en los Países Andinos; y definir las formas de fortalecer la respuesta del sector transporte al VIH. Una revisión realizada por varias organizaciones (el DFID, la OMS/OPS, el GFATM, la Secretaría de ONUSIDA y el Banco Mundial) acaba de evaluar las respuestas nacionales, regionales e internacionales al VIH/SIDA en el Caribe, región que registra la mayor tasa mundial de infecciones con VIH después de África al sur del Sahara.

Gracias a un estudio de las reformas jurídicas necesarias para proteger a los niños afectados por el SIDA en Granada, Santa Lucía, Guyana y San Vicente y las Granadinas, fue posible identificar reformas “con posibilidades de éxito rápido” para que los gobiernos las consideren. El Banco también ayudó a Guyana a revisar toda la legislación relacionada con el sector de la salud y a formular un proyecto de ley para una nueva Ley de prevención y control del VIH/SIDA. Estudios en seis países de América Central resumieron la epidemiología y la respuesta nacional al VIH/SIDA y establecieron una situación de referencia y una base para el diálogo normativo sobre los desafíos y éxitos y las respuestas programáticas adecuadas.

En 2007, el Banco asistió a Honduras en la formulación de una sólida Estrategia nacional de lucha contra el SIDA que se sustenta en las pruebas existentes sobre patrones de transmisión y centra su atención en reducir la aparición de nuevos casos y supervisar los avances. Se siguió un proceso participativo e inclusivo que sirvió para obtener experiencia en planificación estratégica, determinación de costos y supervisión de resultados. El Banco también presta asistencia técnica por medio de la Estrategia y plan de acción contra el SIDA que maneja el Banco por cuenta de ONUSIDA, a fin de fortalecer los planes estratégicos de Barbados, Jamaica, Guyana, la Organización de Estados del Caribe Oriental y Saint Kitts y Nevis.

Mantener la promesa e invertir en el futuro para detener el SIDA

1 de diciembre de 2009 —En el marco de los últimos datos sobre el VIH/SIDA entregados por las Naciones Unidas (ONU), que muestran una gratificante tendencia a la baja en lo que se refiere a nuevas infecciones, el Banco Mundial conmemora el Día Mundial del SIDA 2009 con un compromiso institucional de mantener su rumbo en la lucha contra uno de los problemas de desarrollo más persistentes en la actualidad.

El informe “Situación de la epidemia de SIDA 2009”, que el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) dio a conocer la semana pasada, documenta el continuo y sostenido avance en la lucha contra la enfermedad. La cifra de nuevos contagiados cayó de manera constante en un 17% desde 2001, y las muertes anuales –si bien todavía alcanzan la devastadora cifra de 2 millones–, también están disminuyendo en comparación con años anteriores. Más investigaciones y datos más precisos mejoraron la comprensión del VIH y de las marcadas diferencias entre la epidemia del virus en los distintos países y regiones, e incluso dentro de las mismas naciones y ciudades. En Bangladesh, por ejemplo, los esfuerzos de prevención de larga data orientados a los trabajadores sexuales, los adictos a drogas intravenosas, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y otros grupos de mayor riesgo ayudaron a contener la enfermedad, a excepción de los adictos a drogas intravenosas de un vecindario en Dhaka.

En palabras de Michel Sidebe, director ejecutivo de ONUSIDA, existen motivos de “esperanza y preocupación”. Esperanza porque cuatro millones de personas de países de ingreso mediano y bajo están recibiendo terapia antirretroviral (TAR) y preocupación porque en la actualidad 5 millones más de afectados necesitan tratamiento. Esperanza porque cada año sigue disminuyendo la cantidad de nuevas infecciones y preocupación porque aun así la cifra de nuevos infectados en 2008 fue de 2,7 millones y el avance en la prevención es desigual e insuficiente. Esperanza porque la cobertura de servicios para prevenir la transmisión de madre a hijo se elevó desde el 10% en 2004 al 45% en la actualidad y preocupación porque todavía se está muy lejos de conseguir la cobertura universal.

La entrega de tratamiento a 4 millones de personas en países de ingreso mediano y bajo, incluidos algunos de los Estados más pobres del mundo con precarios sistemas de salud, es un logro notable en salud pública. Por ejemplo, el programa de fármacos antirretrovirales de Botswana cubre al 80% de la población y redujo en más de la mitad las muertes relacionadas con el SIDA en cinco años. No obstante, el desafío sigue siendo desalentador en los nueve países de África oriental y meridional, donde más del 10% de todos los habitantes entre 15 y 49 años padece el mal.

Sin embargo, las normas sociales y los comportamientos se modifican con demasiada lentitud. Proporciones muy elevadas de la población reconocen que tienen más de una pareja sexual y el uso del condón sigue siendo muy escaso. En las naciones donde la prevalencia es muy alta, la gran cantidad de parejas en las cuales uno de los integrantes tiene VIH muestra que aun las personas con relaciones estables, sin otros compañeros sexuales, pueden encontrarse en alto riesgo. Ello, porque existe muy poca inversión en “prevención positiva” para llegar a las personas infectadas con el virus.

Entonces, se vuelve absolutamente esencial utilizar el creciente volumen de datos e información para hacer que la previsión sea el foco y el objetivo, debido a los patrones cambiantes de la epidemia y las variaciones en las nuevas infecciones. Este es un objetivo central de la ayuda del Banco. Equipos que trabajaron a menudo con ONUSIDA y otros asociados compilaron y analizaron todos los antecedentes relevantes de 96 Estados para entender mejor las tendencias del VIH/SIDA y dónde y cómo se registra la mayoría de los nuevos casos de infectados.

La comparación del panorama sobre la epidemia con los esfuerzos de prevención y las evidencias locales y mundiales sobre cuáles son las medidas eficaces revela las deficiencias en la previsión, los desajustes y las fortalezas. Las sugerencias basadas en la evidencia para enfrentar mejor el problema y centrarse en la prevención ofrecen datos sobre la asesoría y respaldo entregados por el Servicio de Estrategia y Plan de Acción contra el SIDA (ASAP, por sus siglas en inglés), el equipo auspiciado por el Banco que ayuda a los países a elaborar estrategias y planes que “sigan de cerca la evidencia”.

La institución debe continuar ejerciendo un papel firme para respaldar a las naciones en la entrega de servicios eficaces de prevención, atención y tratamiento a sus habitantes, según Debrework Zewdie, directora saliente del Programa Mundial de Lucha contra el SIDA del Banco, que asume a comienzos de enero como vicedirectora ejecutiva del Fondo Mundial con sede en Ginebra.

“El Banco intervino audazmente con los primeros US$1.000 millones para la lucha contra el VIH hace una década, cuando la negación y la falta de acción eran generalizadas. Ahora, por fin, parece que el curso de la epidemia está cambiando. Sin embargo, todavía estamos en problemas, especialmente porque gran parte del mundo sigue luchando con las crisis alimentaria y financiera. Por ello, el Banco está haciendo lo correcto en reiterar a los países que continuaremos respaldando los esfuerzos efectivos para prevenir y enfrentar el virus del VIH todo el tiempo que sea necesario hasta tener éxito, tal como lo hiciera cada uno de los presidentes del Banco desde el año 2000”.

Personas con VIH, aún discriminadas en el sector privado 63%

Por: Irene Fraile-Manterola

El 30% de las empresas del país desconocen el contenido de la Ley de Prevención y Control de la Infección Provocada por el VIH y el 67% lo relativo a esta enfermedad incluido en el Código de Trabajo.

Esto está relacionado al hecho de que el 73% de las empresas que hacen la prueba de VIH/Sida a sus empleados o candidatos a un puesto en su modalidad obligatoria (que es ilegal, frente a la modalidad voluntaria) exijan esta prueba como condición para mantener un contrato o firmar uno nuevo.

Esto se refleja en el estudio “Impacto socioeconómico del VIH/Sida en El Salvador”, realizado por Conasida, el PNUD y Onusida desde hace un año y medio, cuyos resultados parten de una muestra de 217 personas con VIH/Sida (PVS) y 67 empresas.

El estudio también revela que el 73% de las empresas sostienen que no aplican políticas relacionadas a la enfermedad.

“Es momento, con este documento, de que la empresa privada empiece a trabajar. El Salvador es de los pocos países en América Latina donde los esfuerzos son todavía pocos a nivel de la empresa privada en la lucha contra el SIDA”, afirmó Rodrigo Simán, Secretario General de Conasida.

Simán reconoció que también hay centros universitarios que piden la prueba. “Esto nos está dando armas a Conasida para el siguiente paso, la parte ya punitiva, empezar con el ministerio de Trabajo a partir del Código de Trabajo”.

Agregó que Conasida, a través de la Alianza para la Legislación, está preparando un protocolo de actuación para la recepción de denuncias. Actualmente éstas al ministerio de Trabajo, al de Salud y a través de la línea telefónica Sidatel.

El coordinador de Onusida en El Salvador, Herbert Betancourt, dio datos sobre la discriminación laboral hacia el PVS. Del total de encuestados, el 32% fueron despedidos tras el diagnóstico. De ellos, el 78% considera que la causa principal o parcial del despido fue el VIH/Sida porque faltaban mucho al trabajo o porque su nivel de productividad bajó.

Respecto a otros ámbitos, el 29% de las personas encuestadas considera que la mayor discriminación la sufren en la comunidad, el 28% por parte de familiares, el 20% en los centros de salud y el 16% en el hogar. Conasida tomará en cuenta estos datos para diseñar su plan de trabajo de 2010 y promover en la empresa privada y en el sector público el cumplimiento de políticas no discriminatorias hacia las PVS.

Betancourt comentó que se creará un sistema de protección social para el cual se elabora un directorio de organizaciones públicas, privadas, religiosas y ong que pueden proveer servicios al PVS en los campos de salud, educación, nutrición, apoyo psicológico, atención a demandas de derechos humanos, vivienda, capacitación e inserción laboral. “Esos servicios surgieron de talleres con PVS que expresaron sus necesidades”, dijo Betancourt. En cuanto al empleo, la idea es encontrar organizaciones que vinculen mediante convenios a las instituciones que pueden dar servicios de capacitación e inserción laboral con las PVS.Niños y niñas que han perdido un promedio de 22 días de escuela en el último año por vivir con una persona con VIH.

Mitos y realidades sobre el VIH

Por: Raquel Martínez

Todo paciente con VIH desarrollará el sida.

No hay estudios científicos que revelen un porcentaje exacto de infectados con VIH que han desarrollado plenamente el sida.

De lo que sí se tiene respuesta es que si el virus se detecta en su fase VIH y el paciente inicia desde ese momento su tratamiento antirretroviral bajo control médico se podrá evitar que desarrolle más pronto la enfermedad.

Hay personas que han vivido infectadas por un período de 10 años y no han presentado los síntomas de este padecimiento.

Sin embargo, el infectólogo del Hospital Nacional Rosales, Carlos Genovés, manifiesta que muchas personas consultan tardíamente y descubren que son portadoras cuando ya el virus ha progresado a fase sida.

Los síntomas de una persona con VIH se presentarán hasta que ésta se encuentra en etapa sida.

Cierto. Un paciente seropositivo que no está en tratamiento antirretroviral puede presentar los signos hasta que ya tenga sida.

Esto último podría tardar desde seis meses hasta 10 años, por lo que es recomendable que se realice la prueba de VIH para detectar el virus y así descartar la existencia de éste en su cuerpo.

Una madre seropositiva puede tener hijos completamente sanos.

Cierto. Si se detecta el virus en la mujer embarazada se puede prevenir que ésta infecte a su bebé a través del inicio temprano del tratamiento, es decir desde que el virus es descubierto en su cuerpo durante su período de gestación y después de éste.

Cuando el niño nace y se le hace la prueba del VIH saldrá positiva, pero eso no implica que esté infectado, pues la madre al momento de dar a luz le pasa defensas al niño y entre esas le transfiere también anticuerpos para el virus del VIH, éstos serán detectables en la prueba hecha al niño.

Genovés explica que es necesario mantener en vigilancia al bebé por un año y medio, ya que durante ese período él comienza a desarrollar sus propios anticuerpos, por lo que se se le debe hacer nuevamente la prueba a través de la carga viral para tener el diagnóstico certero.

Puedo adquirir el VIH por medio de besos, caricias, por el contacto con la saliva o el sudor del infectado.

Falso. Ninguno de estos medios son factores de riesgo. En el caso del beso cabría la mínima posibilidad si existiera una mordida que perfore la mucosidad de la boca y provoque contacto directo de la sangre del afectado con la de la otra persona.

Las secreciones masculinas previas a la eyaculación en el hombre mantienen una fuerte carga viral.

Cierto. La amenaza del virus no sólo se encuentra en el semen del hombre, pues tanto las secreciones femeninas como las que éste expulsa en el momento de la excitación pueden tener suficiente carga viral para contagiar a su pareja.

Si mi pareja es seropositiva al igual que yo es necesario que nos sigamos protegiendo al momento del contacto sexual.

Cierto. De acuerdo con el infectólogo hay que tener en cuenta que el virus se encuentra mutando a diario y podría ser que el tipo de virus presente en la persona sea diferente al de su pareja y al tener un contacto íntimo ambos virus pueden cruzarse y crear una clase más fuerte y resistente a los medicamentos antirretrovirales.

Las toallas sanitarias mantienen activo el virus.

Falso. Estos elementos femeninos al ser desechados también el virus muere, ya que éste no sobrevive fuera del cuerpo.

Lo que sí constituye una amenaza es el flujo menstrual, pues el virus vive en la sangre, en las secreciones vaginales y en el semen del hombre.

Es efectivo el uso de preservativo como medio de prevención.

Cierto. Si el condón se ocupa adecuadamente, es decir se utiliza desde que inicia el coito, será efectivo en un 95 por ciento. Sin embargo, utilizar doble preservativo con el fin de estar más protegido es perjudicial, ya que al momento de la relación ambos condones podrían tomar aire y romperse por la fricción.

Los pinchones de agujas, hacerse perforaciones o tatuajes constituyen un riesgo alto de contagio.

Falso. Genovés explica que la probabilidad de adquirir el VIH por un pinchazo de aguja es del 0.3 por ciento, siendo más baja aun que la posibilidad de adquirir hepatitis B o hepatitis C por este mismo medio, pues en la segunda la probabilidad es del 30 por ciento y en la última es del tres.

Asimismo contagiarse por elaborarse tatuajes o perforaciones en la piel es una amenaza remota, ya que el virus muere automáticamente al entrar en contacto con el medio ambiente, lo que sucedería cuando el equipo empleado esté en reposo, aunque es importante usar una aguja estéril para cada persona.

Adquiriré el virus por usar baños públicos, por una picada de zancudo o por utilizar ropa, accesorios o utensilios de comida del infectado.

Falso. Los únicos medios de transmisión comprobados son mantener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada, por medio de la madre al hijo durante el parto, por la lactancia materna, en un porcentaje bajo por usar jeringas contaminadas para inyectarse drogas endovenosas y por una transfusión sanguínea, aunque hoy en día la sangre se tamiza, por lo que es posible detectar el virus antes de que la persona done su sangre.

Viejas Leyes

Muchos países siguen teniendo leyes y políticas que impiden el acceso a los servicios del VIH y penalizan a los que son más vulnerables al VIH.

Entre estas leyes figuran las que penalizan a los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, los transexuales y las lesbianas; las que penalizan a los profesionales del sexo y las personas que consumen drogas, y las que penalizan las medidas de reducción del daño y la terapia de sustitución que necesitan estas últimas personas.

Alrededor de 84 países han comunicado que disponen de leyes y políticas que son un obstáculo a la prevención, tratamiento, atención y apoyo eficaces del VIH para las poblaciones vulnerables.

Hablando desde Ciudad del Cabo (Sudáfrica), el Director Ejecutivo de la Campaña Mundial contra el Sida, Marcel van Soest, manifestó: “La epidemia no ha desaparecido. Decenas de millones de personas continúan estando afectadas, y los colectivos que lo están más, los pobres y los marginados de la sociedad, por lo general no tienen ni voz ni voto a la hora de tomar decisiones y promulgar leyes importantes. Hay que reforzar su derecho fundamental a la atención de salud básica y a una vida sin miedo al estigma y la discriminación”.

Los gobiernos siguen promulgando y haciendo cumplir leyes muy exhaustivas que penalizan la transmisión del VIH y están en contradicción directa con sus compromisos de “promover un entorno social y jurídico que apoye la revelación segura y voluntaria del estado del VIH”.

Aproximadamente 59 países siguen teniendo leyes que limitan la entrada, estancia y residencia de las personas que viven con el VIH basándose únicamente en su estado seropositivo del VIH, y que las discriminan en su libertad de movimiento y derecho al trabajo.

Al mismo tiempo, las leyes y reglamentos que protegen de la discriminación a las personas que viven con el VIH y de las desigualdades de género y la violencia sexual a las mujeres, no se aplican o cumplen con rigor.

La presidenta de la organización, Allyson Leacock, ha añadido que “el tema de los derechos humanos nos concierne a todos, a nuestras comunidades, a las personas como usted y como yo, y al compromiso de nuestros gobiernos de honrar y respetar la dignidad de las personas vulnerables y de las que ya están viviendo con el VIH”.

Otro Día mundial del Sida y todavía no hay vacuna

Escrito por: AltagraciaOrtíz

El Día Mundial del Sida, una pandemia que ha cobrado más de 20 millones de vidas en el mundo, se conmemora el día primero sin una vacuna que permita el control de esa enfermedad.
En la República Dominicana, en donde menos del 1% de la población adulta está infectada, los problemas de discriminación, estigmatización y pobreza siguen siendo los principales problemas asociados a ese mal.
Todos los ensayos para obtener una vacuna no han logrado llegar a la fase final, pues el Virus de Inmuno Deficiencia Humana es altamente mutante.
De acuerdo con la encuesta Demográfica y de Salud Endesa 2007, el 0.8% de la población está infectada.

Se estima que entre 55,000 a 60,000 personas viven con la enfermedad, de esas, 24,110 están en redes sanitarias y a 12,918 se les da seguimiento.
En tratamiento con antirretrovirales 10,000 serán incluidos en el sistema de seguridad social. Asimismo, 1,870 madres reciben tratamiento de antirretrovirales para evitar la transmisión vertical de la enfermedad.

De acuerdo con las estadísticas de Endesa, unos 3 millones de personas se han salvado desde 2004, debido al aumento de los tratamientos antirretrovirales (ARV), la mayoría de las personas que tiene el tratamiento están en países desarrollados. A pesar de este avance en la cobertura, se calcula que solo dos de cada cinco personas que requieren ARV lo pueden obtener.
Si bien esto representaría una reducción del orden del 17% con relación al 2001, el número total de personas viviendo con VIH-Sida ha aumentado.
Se indica que la reducción en los últimos años se debió principalmente a un aumento en la cobertura de tratamientos de personas que lo requerían, y a un mayor número de servicios de prevención para evitar la expansión.

Difundirán avances en el Día Mundial de la lucha contra el Sida

Con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la Lucha contra el Sida este martes, se darán a conocer los avances contra la epidemia mundial y el canal MTV, estrenará el especial “Travis McCoy”s unbeaten track”.
El programa se estrenará mundialmente por los 64 canales de la cadena MTV International, misma que presentará a Travis McCoy, embajador de la organización “Staying Alive” y líder de la banda de hip-hop alternativo Gym Class Heroes, durante sus viajes a través de Sudáfrica, India y Filipinas.
Esto con la finalidad de dar a conocer aquellos jóvenes que llevan adelante diversos proyectos financiados por “Staying Alive Foundation” para luchar contra el VIH/SIDA, que amenaza en convertirse en epidemia en esas regiones, a la vez que muestra cómo la enfermedad afecta a sus comunidades.
Durante el curso del documental, McCoy hablará con aquellos que han sido becados este año por la fundación para aprender un poco más respecto de cómo sus experiencias personales en torno al VIH/SIDA, los impulsaron a involucrarse activamente en la lucha contra esta epidemia en sus comunidades.
Además, el vocalista de Gym Class Heroes, compartirá con todos los espectadores cómo le ha influido esta experiencia en su percepción del VIH, el Sida y por supuesto, en su música, como resultado al ser parte de las condiciones de trabajo y vida de la gente en las comunidades que visita.
“Creo fuertemente que, llegados a este punto, la mejor cura que tenemos es incrementar la educación y generar conciencia. El cómo usemos esta información en las elecciones que hagamos, es lo que determinará si nuestra generación ayudará o no a lograr un cambio o si hará que las cosas se pongan definitivamente peores”, comentó McCoy en un comunicado.
“Travis MacCoy”s unbeaten track”, programa para el cual Travis McCoy ha compuesto el single “One at a time”, que podrá descargarse en iTunes desde el 1 de diciembre, se emitirá ese mismo día en México a las 16:00 horas; en Argentina a las 12:00 horas y en Colombia a las 13:00 horas.
La recaudación que de como resultado la difusión del documental y el “track” musical del intérprete de “Take a look at my girlfriend”, será donada a la fundación de MTV, Staying Alive.