Fuente de financiamiento para lucha contra el VIH/SIDA

El SIDA destruye rápidamente lo logrado en materia de desarrollo tras decenios de grandes esfuerzos, por lo que la prevención, la atención y el tratamiento deben ocupar un lugar prioritario en los programas de desarrollo.

Las cifras más recientes demuestran que el número de personas afectadas por el virus (33,2 millones en 2007) continúa aumentando en todas las regiones y la vasta mayoría vive en países en desarrollo. ONUSIDA calcula que cada día más de 6.800 personas se infectan con el virus y unas 5.700 mueren a causa del SIDA al no tener acceso a un tratamiento que podría salvar su vida. Cerca de 40% de todos los nuevos casos de infección en adultos corresponde a jóvenes de entre 15 y 24 años de edad. En algunas regiones, las personas recientemente infectadas y las que viven con el VIH son, en su mayoría, mujeres. La feminización mundial del VIH subraya la importancia de mejorar el acceso a servicios de salud reproductiva.

Claramente, el SIDA sigue siendo un gran desafío para el desarrollo. No obstante, las tendencias más recientes dan atisbos de esperanza: el número global de nuevos casos de VIH y de muertes a causa del SIDA disminuyó sostenidamente durante varios años. La tasa de prevalencia mundial de VIH (el porcentaje de personas infectadas con VIH) se mantiene estable y el mayor acceso a tratamiento mejoró la supervivencia de quienes viven con el virus. Las tasas de prevalencia nacionales cayeron en Camboya, Côte d’Ivoire, Kenya, Myanmar, Tailandia y Zimbabwe y cada vez más países muestran una disminución de las tasas en algunas de sus zonas.

La región de África al sur del Sahara es aún la más gravemente afectada por la epidemia y en ella ocurre el 68% de todos los nuevos casos. Además, las tasas de VIH son excepcionalmente altas en los países del sur del continente africano, donde el SIDA es la principal causa de muerte. La enfermedad sigue dos patrones distintivos: el de epidemia generalizada y sostenida que afecta a la población general de muchos países de África al sur del Sahara, en particular en la zona más austral del continente; y el de la epidemia que afecta al resto del mundo y que se concentra principalmente en la población de alto riesgo, como hombres que tienen sexo con hombres, usuarios de drogas inyectables y trabajadores del comercio sexual y sus parejas sexuales.

El acceso al tratamiento antirretroviral aumentó considerablemente y ahora llega a casi tres millones de personas, es decir, 30% de quienes lo necesitan. Esto constituye un aumento de 50% en el último año y de más de 10 veces en seis años. De todas maneras, la cobertura varía enormemente de país en país, fluctuando de menos de 5% a más de 90%. Es urgente que se amplíe rápidamente la escala y el alcance de los programas de prevención del VIH, a fin de lograr el acceso universal a la prevención, el tratamiento y la atención, objetivo que concita un amplio respaldo.

Asistencia del Banco

El Banco Mundial es una de las tres principales fuentes de financiamiento de los programas de lucha contra el VIH/SIDA. En los últimos seis años (ejercicios de 2003 a 2008), comprometió recursos por más de US$2.000 millones en la forma de donaciones, préstamos y créditos a programas regionales y nacionales. En los países más pobres y más endeudados, la Asociación Internacional de Fomento (AIF) – entidad del Banco que ofrece préstamos en condiciones concesionarias y sin intereses- puede financiar las estrategias para combatir el VIH/SIDA hasta en un 100% por medio de donaciones. Además de sus extensos programas multinacionales de lucha contra el SIDA en África, el Caribe y Asia central, el Banco Mundial cuenta con proyectos especiales para combatir el SIDA en todas las regiones; muchos de ellos en el sector salud dan prioridad o incluyen la lucha contra el VIH y el SIDA, y varios en educación, transporte, infraestructura, desarrollo urbano y suministro de agua y saneamiento incluyen fondos para el VIH.

El Banco apoya las iniciativas emprendidas en el ámbito regional, nacional y mundial para prevenir nuevos casos de infección del virus, ofrecer atención y tratamiento a las personas infectadas y afectadas por el VIH y ayudar a mitigar los efectos negativos de esta enfermedad en las familias, comunidades y naciones. La institución trabaja junto con sus asociados y los principales interesados en lograr el acceso universal a servicios integrales de prevención, tratamiento y cuidado, particularmente en lo referente a la ampliación del acceso a la terapia antirretroviral (ART, por sus siglas en inglés), fármacos que ayudan a las personas seropositivas a sobrevivir, llevar una vida sana y productiva y criar a sus hijos.

Además, el Banco Mundial -en estrecha colaboración con sus asociados- ofrece análisis estratégico, servicios para fortalecer las estrategias nacionales para enfrentar el VIH/SIDA, apoyo práctico para crear sistemas operacionales de administración y supervisión de las respuestas nacionales, asesoría sobre políticas públicas y otro tipo de conocimientos técnicos a nivel de países.

Junto al Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria (GFATM, por sus siglas en inglés) y el Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del SIDA (PEPFAR, por sus siglas en inglés), el Banco está mejorando la coordinación y la armonización del apoyo a través de misiones conjuntas, planificación de intervenciones y evaluaciones de programas. Para ello, se ha acordado que los países usen los mismos procesos y mecanismos independientemente de la fuente de financiamiento y, en algunos casos, se ha contemplado incluso la aglutinación de los fondos.

América Latina y el Caribe

El Banco apoya respuestas nacionales y regionales a una epidemia de características muy variadas en América Latina y el Caribe. El total de los fondos destinados al VIH, de US$425 millones en Brasil y US$235 millones en Argentina, ayudó a financiar programas nacionales. Los proyectos del sector de la salud en México (US$350 millones), Venezuela (US$30 millones), Honduras (US$27 millones) y El Salvador (US$142,6 millones) también apoyan en parte las intervenciones relacionadas con la epidemia.

Se ejecutaron además proyectos de VIH/SIDA en América Central y 12 proyectos que brindan apoyo a nueve países del Caribe y a la Alianza pancaribeña regional de lucha contra el VIH/SIDA a través de la Comunidad del Caribe (CARICOM).Se aprobó un proyecto de US$35 millones para Barbados en agosto de 2008. La actual cartera de proyectos activos contiene 10 proyectos por un total de US$115,5 millones.

El trabajo analítico ayudó a México, Panamá, Honduras y Argentina a: evaluar las estrategias de prevención más eficaces en función de los costos; definir las comunicaciones para el cambio de comportamiento en la región; analizar las alternativas para aumentar la respuesta en los Países Andinos; y definir las formas de fortalecer la respuesta del sector transporte al VIH. Una revisión realizada por varias organizaciones (el DFID, la OMS/OPS, el GFATM, la Secretaría de ONUSIDA y el Banco Mundial) acaba de evaluar las respuestas nacionales, regionales e internacionales al VIH/SIDA en el Caribe, región que registra la mayor tasa mundial de infecciones con VIH después de África al sur del Sahara.

Gracias a un estudio de las reformas jurídicas necesarias para proteger a los niños afectados por el SIDA en Granada, Santa Lucía, Guyana y San Vicente y las Granadinas, fue posible identificar reformas “con posibilidades de éxito rápido” para que los gobiernos las consideren. El Banco también ayudó a Guyana a revisar toda la legislación relacionada con el sector de la salud y a formular un proyecto de ley para una nueva Ley de prevención y control del VIH/SIDA. Estudios en seis países de América Central resumieron la epidemiología y la respuesta nacional al VIH/SIDA y establecieron una situación de referencia y una base para el diálogo normativo sobre los desafíos y éxitos y las respuestas programáticas adecuadas.

En 2007, el Banco asistió a Honduras en la formulación de una sólida Estrategia nacional de lucha contra el SIDA que se sustenta en las pruebas existentes sobre patrones de transmisión y centra su atención en reducir la aparición de nuevos casos y supervisar los avances. Se siguió un proceso participativo e inclusivo que sirvió para obtener experiencia en planificación estratégica, determinación de costos y supervisión de resultados. El Banco también presta asistencia técnica por medio de la Estrategia y plan de acción contra el SIDA que maneja el Banco por cuenta de ONUSIDA, a fin de fortalecer los planes estratégicos de Barbados, Jamaica, Guyana, la Organización de Estados del Caribe Oriental y Saint Kitts y Nevis.

3 Respuestas a “Fuente de financiamiento para lucha contra el VIH/SIDA

  1. exelente articulo, esperamos poner todos un granito de arena para prevenir la pabndemia de VIH en el mundo a traves de la educaciòn y la prevenciòn.

  2. Asociacion Dominicana de Profesores

    Somos la Asociacion Dominicana de Profesores, actuallmente ejecutamos un proyecto de prevencion de VIH/SIDA en 1,300 escuelas publica de la Rep. Dominicana , nos gustaria tener algun tipo de relacion con ustedes.
    gracias por su atencion.

    mily Perez

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s